Bodegas Tinto Pesquera

Celebra sus 50 años de historia vitivinícola

Ndp  07.09.2022

Bodegas Tinto Pesquera, impulsora de la Denominación de Origen Ribera de Duero y alma mater de Familia Fernández Rivera, el grupo que reúne también Condado de Haza, Dehesa la Granja, El Vínculo y su hotel, AF Pesquera, celebra 50 años de historia vitivinícola. En este aniversario, la bodega ensalza el éxito cosechado durante su trayectoria de vida, con la mirada puesta en el futuro y manteniendo su esencia original.

En 1972 nació Tinto Pesquera, el primer esbozo de lo que ahora es el grupo bodeguero, una historia que comenzó con la iniciativa de sus fundadores y que se mantiene gracias a la segunda y tercera generación: Lucia, Olga y Mª Cruz Fernández -hijas- e Inés Bocos Fernández, Elvira Bocos Fernández, Lucía Pascual Fernández y Ángela Pascual Fernández, nietas de Familia Fernández Rivera.

Nacida hace 50 años, Bodegas Tinto Pesquera es el núcleo de lo que, hoy en día, es y representa Familia Fernández Rivera. Familia Fernández Rivera se consolida como una empresa en la que cada unidad de negocio adquiere personalidad y protagonismo propios. Las bodegas Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa de la Granja y El Vínculo, y el Hotel AF Pesquera conforman la estructura de un grupo que aspira a seguir siendo un referente en el sector enológico español e internacional.

Contar la historia de Familia Fernández Rivera es viajar a 1972, es trasladarse al origen de un proyecto que comenzó hace 50 años de la mano de sus fundadores, quienes trabajaron con esfuerzo y tesón en la creación del Bodegas Tinto Pesquera, el proyecto vitivinícola familiar que ha sabido adaptarse y crecer a lo largo de su trayectoria. Familia Fernández Rivera nace en la tierra, en el suelo donde se ha forjado un camino con 50 años de recorrido, en las raíces de Ribera de Duero. Este año el grupo vitivinícola celebra el aniversario de Bodegas Tinto Pesquera, el núcleo de lo que hoy es y representa la compañía familiar.

Viñedos Tinto Pesquera

Familia Fernández Rivera tiene su origen en un lagar de piedra del siglo XVI, donde sus fundadores elaboraron los primeros vinos con las uvas de sus terrenos, un vino que rindió homenaje a su pueblo natal, Pesquera de Duero, el lugar en el que las generaciones posteriores todavía viven la cultura vitivinícola de la empresa familiar. La tierra se expresa a través del vino y el nuestro cuenta la historia construida en este medio siglo.

Fue precisamente gracias al vino de las bodegas Tinto Pesquera cuando se comienza a hablar del potencial de la Ribera de Duero, dando lugar a la Denominación de Origen Ribera de Duero.

A lo largo de estos 50 años de vida, ha sabido adaptarse, renovando su identidad y adaptando su imagen a los nuevos mercados, cada vez más competitivos, para seguir escribiendo su historia. Así, en 2019 decidieron conformar una estructura empresarial en la que cada una de sus unidades de negocio – bodegas Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa de la Granja y El Vínculo, y el Hotel AF Pesquera – tuvieran una personalidad propia, manteniéndose como referente en el sector enológico nacional e internacional, lo que dio lugar al grupo empresarial Familia Fernández Rivera, su actual identidad corporativa.

Además, el grupo bodeguero presentó a principios de este año su nuevo lagar, donde el hormigón, la madera y el acero son) especialmente destinados a la elaboración sus vinos premium y al perfeccionamiento, que es parte de su estrategia constante, de este proceso.
En el ámbito gráfico, el logo característico del grupo también se renovó, un cambio en que se mantuvieron sus orígenes dando un aire más actual a la marca. La imagen conserva los elementos superiores del arco de piedra de Pesquera de Duero, que da la entrada a la Plaza Mayor del pueblo, data de 1630, y ha sido utilizado por Familia Fernández Rivera desde el principio. No obstante, diseño es ahora más moderno e innovador, para conectar con nuevos clientes, más vanguardistas y exigentes. Un arco que está presente en Tinto Pesquera, Condado de Haza y el Hotel AF Pesquera, siendo el hilo conductor de todas las unidades de negocio de Ribera del Duero.

Los logros de Familia Fernández Rivera son el resultado del trabajo y la implicación familiar a lo largo de estos 50 años, tiempo en el que las tres generaciones que representan la esencia del grupo vitivinícola, han trabajado por mantenerse como referentes de Ribera de Duero. Y que, en la actualidad cuenta con la experiencia de Lucia, Olga y Mª Cruz Fernández, hijas de Familia Fernández Rivera, e Inés Bocos Fernández, Elvira Bocos Fernández, Lucía Pascual Fernández y Ángela Pascual Fernández, nietas.

“La esencia de estos 50 años ha sido apostar y creer en el vino, manteniendo un trabajo constantey bien hecho, que seguimos manteniendo con ilusión, adaptándonos a los nuevos tiempos”, explica Lucía Fernández, directora general de Familia Fernández Rivera, quien añade que “es muy importante sentirte satisfecho y crecer profesional y personalmente”.

Lucia, Olga y Mª Cruz Fernández nacieron y crecieron en Pesquera del Duero, el pueblo vallisoletano dedicado a la agricultura y la ganadería. Los primeros recuerdos vinculados al vino tienen como escenario el Majuelo, cuando la familia iba a vendimiar. Se criaron entre los viñedos familiares, donde caló la experiencia vitivinícola familiar, lo que les empujó a dedicarse también a la elaboración de vinos y la promoción del enoturismo desde su adolescencia, un aprendizaje que supieron transmitir a la tercera generación. Todas ellas lideran un grupo conformado por cinco unidades de negocio y un equipo humano de más de 120 trabajadores, con vinos y productos que se comercializan en más de 70 países.

El Mundo del Vino

«El conocimiento del mundo del vino te permitirá profundizar y por ende, comprender y valorar más y mejor este maravilloso mundo y a todos los que lo hacen posible

Guía de Vinos AkataVino 2022

Para celebrar estos 50 años de historia, Familia Fernández Rivera presenta ‘Una historia para contar’, una campaña en la que narrar historias con un germen común, contando el proyecto de vida, ya consolidado, que ha dado paso a “historias irrepetibles que miran hacia el futuro”. “Para el futuro veo un grupo empresarial fuerte, que se adapta al futuro y al consumidor, pero siempre manteniendo nuestros principios y nuestras bases”, asiente Lucía Fernández.

Bajo esta premisa, con el objetivo de ensalzar su trayectoria y celebrar el aniversario de Bodegas Tinto Pesquera, el grupo vitivinícola se ha unido con la Escuela de Diseño de Valladolid para realizar el diseño del packaging que recogerá cuatro vinos de sus cuatro bodegas por el aniversario, a través del concurso ‘Desperdicio 0’. La intención de esta alianza es plasmar en el diseño del pack la esencia de cada una de las bodegas, ensalzando su compromiso con el medioambiente.

A lo largo del año, Familia Fernández Rivera celebrará varios eventos en los que el núcleo central será la conmemoración de esta fecha tan señalada, como es el caso de la cata vertical de Tinto Pesquera que se celebrará en Madrid Fusión el 28 de marzo.
Por último, el año terminará con una gran fiesta para celebrar los 50 años, un encuentro de etiqueta que tendrá lugar en Madrid y donde se reunirán los grandes referentes del mundo vitivinícola nacional e internacional.

Familia Fernández Rivera está consolidada como una empresa en la que cada unidad de negocio tiene personalidad y protagonismo propios. Las bodegas Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa de la Granja y El Vínculo, y el Hotel AF Pesquera conforma la estructura de un grupo que aspira a seguir siendo un referente en el sector enológico español e internacional. Si algo define a Familia Fernández Rivera es el amor por la Tierra de la que nacen sus vinos. Las actuales responsables de este grupo vitivinícola sienten un orgullo infinito hacia Ribera del Duero. Por eso, su lema es “Pasión por el vino y la Tierra”.